Claves para una pedicura perfecta (parte 2)

En el artículo anterior veíamos la mejor manera de comenzar la pedicura y cortar y limar las uñas de los pies para evitar problemas tan dolorosos como las uñas encarnadas.

Una vez que ya hemos cortado y limado las uñas es hora de encargarse de las cutículas. Con un ablandador de cutículas puedes eliminarlas fácilmente y sin ningún esfuerzo. Basta con que dejes actuar el producto y después retires la piel con un palito de naranjo.

Claves para una pedicura perfectaAhora que las uñas están listas es hora de pasar a uno de los mayores problemas de los pies de hombres y mujeres, las durezas. Las durezas aparecen en las zonas de presión o roce, en estas zonas la piel se hace más gruesa y se torna de un color blanquecino, dando a los pies un aspecto feo.

La mejor manera para luchar contra las durezas es pasar siempre la piedra pómez o una lima de pies tras la ducha y aplicar una crema específica para el cuidado de la piel de los pies.

Cuando te realices la pedicura en casa aprovecha para dar una nueva pasada a las durezas con lima o piedra pómez y aplica una buena capa de crema. En caso de durezas muy resistentes los productos para la la eliminación de las cutículas pueden ser de ayuda a la hora de ablandarlas.

Ahora que los pies están en óptimas condiciones es hora de pasar a pintar las uñas. Empieza aplicando una capa base transparente para aumentar la duración del esmalte y una vez que esté seca ya puedes aplicar el color que más te guste. Comienza pintando la uña desde el centro con un movimiento de abajo a arriba. Espera 10 o 15 minutos a que tus uñas estén secas y ya has terminado tu sesión de pedicura, estás lista para lucir tus pies con orgullo.

Deja un comentario